lunes, 7 de junio de 2010

SOR ANA DOROTEA DE AUSTRIA, UNA MONJA IMPERIAL EN LAS DESCALZAS REALES

Retrato de sor Ana Dorotea de Austria por Rubens (h.1628). Patrimonio Nacional. Monasterio de las Descalzas Reales de Madrid.


Ana Dorotea de Austria (Viena, 1612 – Madrid, 1694), fue hija natural del emperador Rodolfo II y de su amante Catalina Estrada (o Strada) (1). Muerto su padre, la niña pasó al cuidado de la emperatriz doña Ana, mujer del emperador Matías, hermano de su padre. Recibió el título de Marquesa de Austria.

Durante la grave enfermedad de la emperatriz Ana que la llevaría a la tumba en 1618, ésta decidió enviar a la niña de siete a años al monasterio de monjas reglares de San Agustín de Viena. Al año siguiente (1619) moriría el emperador Matías, quien sería sucedido por el archiduque Fernando de Estiria como Fernando II.

A la muerte de sus tutores, su tía sor Margarita de la Cruz (2), hermana de los emperadores Rodolfo y Matías, que ejercía como religiosa en las Descalzas de Madrid, procuró su venida a la ciudad del Manzanares (3). En este sentido, sor Margarita pidió a su primo, el ya emperador Fernando II, que mandase sacar a la niña del monasterio y la llevase a palacio para así preparar mejor su jornada (4). Debido a la situación de guerra que se había extendido por el Imperio tras las defenestraciones de Praga y la poca seguridad del Norte de Italia, se decidió que lo más seguro, teniendo en cuenta la tierna edad de Ana Dorotea, era que se desplazase a España de incógnito acompañada de criados de confianza (5). La comitiva atravesó finalmente Alemania e Italia con dirección a Génova, donde la pequeña se embarcó con toda su “familia” en tres galeras rumbo a España. Durante el viaje sufrieron un ataque de corsarios de Biserta y se vieron inmersos en una gran tormenta que amenazó con acabar con la vida de todos los allí presentes. Finalmente puedieron desembarcar en Barcelona.

Desde la capital catalana, el cortejo se dirigió a Madrid, donde la niña pudo por fin encontrarse con su tía en las Descalzas. Al día siguiente se dispudo la solemne entrada pública en el convento con presencia de los Reyes, los infantes Carlos, Fernando y María, el Conde-Duque de Olivares y otros Grandes y ministros de la Corte. Pocos días después tomó los hábitos, el domingo del Niño Perdido (enero de 1624).Profesó cuatro años más tarde, el 18 de septiembre de 1628, con 16 años de edad, ceremonia a la que también asistieron los Reyes y la Nobleza.

Durante toda su vida sor Margarita de la Cruz se convirtió en la protectora de Ana Dorotea a la que trató con a una hija. Esto explica el dolor que la imperial bastarda sintió tras la muerte de su tía en 1633:

El dolor de la señora Soror dorotea no ay quien pueda bastantemente explicarlo, concurriendo en su persona tan eficazes causas de pena: veiase sin el amparo de tal tia, sin la doctrina de tal madre, sin el consuelo de su compañia, y el alivio de su amor” (6).

En 1653, sor Ana Dorotea encargó a Herrera Barnuevo (7) la Capilla de Guadalupe en el claustro alto de las Descalzas, y que según Wethey, supondría un homenaje de Ana Dorotea a su difunta tía y protectora.

Aunque nunca tuvo un cargo relevante en la comunidad, se convirtió en una de las personalidades más relevantes de la época y, al igual que su pariente y compañera en el convento sor Mariana de la Cruz, hija del Cardenal-Infante, formó parte de la red imperial de las Descalzas y apoyó siempre la causa de doña Mariana de Austria contra don Juan José de Austria. Además financió la última fase de la decoración de la escalera principal de las Descalzas (1684), como así reza una inscripción en el lateral de la misma:

Restauro esta escalera Sor Ana Dorotea, Marquesa de Austria, hija del Emperador Rodolfo II, religiosa de este convento. Año MDCLXXXIIII”.

Por otra parte, adquirió cálices, custodias y valiosas obras que donó al monasterio.

Murió en 1694 a la edad de 82 años.



Fuentes principales:

* De Palma, Juan: “Vida de la serenissima infanta sor Margarita de la Cruz, religiosa Descalça de Santa Clara”. Madrid, 1636.

* Oliván Santaliestra, Laura: “Mariana de Austria en la encrucijada política del siglo XVII”. Universidad Complutense de Madrid, 2006.

Notas:

(1) Aunque numerosas fuentes consultadas afirman que Catalina Strada fue la madre, no puedo asegurarlo al 100 %. Lo cierto es que el emperador Rodolfo, que nunca se casó, si que mantuvo una duradera relación amorosa con esta mujer, hija de Ottavio Strada, de la que nacieron numerosos hijos: don Julio César de Austria, don Matías de Austria, don Carlos de Austria y doña Carolina de Austria.

(2) Sor Ana Margarita de la Cruz (Viena, 1567 – Madrid, 1633), vino a Madrid en 1582 acompañando a su madre, la emperatriz viuda María de Austria, tras la muerte de su padre, el emperador Maximiliano II (1576). Ambas se establecieron en el Monasterio de las Descalzas Reales. Tomó los hábitos en 1584. De Palma, Juan: “Vida de la serenissima infanta sor Margarita de la Cruz, religiosa Descalça de Santa Clara”. Madrid, 1636.

(3) Recordemos además que en aquellos tiempos se habían producido los gravísimos hechos de las defenestraciones de Praga (1618) que darían inicio a la llamada Guerra de los Treinta Años, por lo que la situación de la niña era de lo menos segura.

(4) Íbidem, pag. 155.

(5) Íbidem, pag. 156.

(6) Íbidem, pag. 274.

(7) Esta es una de las primeras obras de este arquitecto y pintor.

(8) Wethey, H: “Herrera Barnuevo y su capilla de las Descalzas Reales”. Reales Sitios. Madrid, 1967. Pp. 12-21.

19 comentarios:

  1. Veo majestad que ha vuelto usted a sus entradas históricas de su familia. Esto es mucho más fructífero que la movida habida este fin de semana, que afortunadamente y, gracias a su rápida movilización, se ha conseguido parar, por lo que aprovecho para felicitarle nuevamente. He recibido más menseajes de contactos a los que le envié el escrito, pero que me han respondido a mi y no a su blog, por lo que no han podido firmar el escrito (Antonio Martínez, de Iniciarte, Pilar Delgado, de El Dado del arte, etc.). Pero creo que si se ha conseguido que estén presentes una gran cantidad de blogs.
    Por cierto, me gusta mucho la portada que ha puesto usted en el blog, es más elegante. Un cordial saludo, como siempre.

    ResponderEliminar
  2. Paco: gracias a ti también por difundir la noticia. La verdad es que estos temas son más interesantes y de mejor rollo.

    La portada es una alegoría de Giacinto Calandrucci (?) dentro de la obra "San Carlo Borromeo, San Felipe Neri y San Francisco Javier) que se encuentra en la Iglesia de Santa Bibiana de Roma.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. La portada más amable a la vista que la anterior, que era más sobria, aunque era de mi gusto.

    Las peripecias de la pequeña marquesa de Austria (título que me desconcierta un poco) y el fasto de su recibimiento son dignos de formar parte de una novela.

    Las vidas de todas estas sores habsbúrgicas con las que nos ilustras me tienen enganchado. Intento hacerme a la idea de cómo sería estar en entonces en Las Descalzas, donde además del recogimiento religioso, habría un trasfondo de alta política de gran trascendencia.

    El retrato de Rubens magnífico.

    Saludos y hasta la siguiente entrada.

    ResponderEliminar
  4. Curiosa y deconocida historia ésta de las monjas de linaje real encerradas en el monasterio de las Descalzas Reales, alter ego religioso de la propia corte madrileña y no exento de intrigas.

    Por cierto, enhorabuena por la victoria sobre el pirata blogero que en este caso tenía la forma de vampiro con disfraz de institución política. Perdóname por no haberme podido sumar a la iniciativa, pero como cmprenderás las cosas estuvieron muy liadas por Béjar debido al Corpus. De hecho no me he asomado al blog hasta hoy. Pero ya sabes que me tienes como apoyo para lo que quieras.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  5. 82 años es una edad avanzadísima para la epoca.

    Mis reiteradas felicitaciones por la victoria

    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Jordi: sì, he llevado a cado una "renovatio" de la portado aprovechando el la casi llegada del verano para dar un poco màs de colo, saliendo del la tradicional austeridad habsbùrguica y acercàndome al barroquismo de los ùltimos anos del reinado de Carlos II.

    El tìtulo de Marquesa de Austria es ciertamente extrano pero creo que no era nada màs que algo honorìfico para denotar su sangre real. Las peripecias como dices de novela.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Carmen: no te preocupes, cada cual tiene sus obligaciones y un Corpus en Bèjar no es moco de pavo, aùn asì, gracias por tu apoyo.

    Como dices, las Descalzas eran un corte en miniatura con todas sus intrigas y acciones polìticas.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Mathias: y que lo dudes, 82 anos para la època eran tantos, recordemos que Carlos II muriò con tan solo 39 anos, y su padre Felipe IV con 60.

    Saludos y gracias por el apoyo.

    ResponderEliminar
  9. Menudo ajetreo el de sor Dorotea hasta llegar a España, viaje en patera incluido. ¡Los corsarios de Biserta! Temibles y feroces personajes...Veo que no sólo nosotros hemos sufrido el ataque de los "piratas".
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. Cayetano: jajaja has estado muy fino con lo de los piratas. La verdad es que sì, menudos eran los de Berberìa, y aùn hoy parece que acechan desde mares andaluces por estas costas blogueras. Pero parece que les hemso dado un buen golpe a los don Juan de Austria.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Curiosa la vida de estas monjas reales... estos conventos eran conventos VIP's que no se si estarían abiertos para todo el mundo, supongo que las dotes con las que se regalaba a esta novicias de alta cuna abrirían muchas puertas, y era una buena salida para las hijas ilegítimas, como en este caso... eso si no se si contaba mucho la opinión de las muchachas, claro que tampoco habían conocido otra vida...

    ResponderEliminar
  12. Mas material para el convento. Todas terminaban ahi, sin alternativa. Y el secretismo era tan grande que a veces es mas dificil saber quien fue la madre que quien fue el padre.

    Monsieur, muchas gracias por las molestias que se ha tomado con todo esto de las copias de los blogs. Esperemos que no tenga que repetirse esta desagradable situacion.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  13. José Luis: como dices en este convento no entraba cualquiera sino senora de alta cuna, y tantas de cuna regia. Como dices un sitio muy exclusivo.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  14. Madame: el secretismo entre los bastardos era fundamental, ningùn regio enor querìa airear sus "pecados carnales".

    De nada por lo del blog copiòn, què menos que defender nuestros derechos!

    Saludos.

    ResponderEliminar
  15. Interesante vida la de Sor Ana. Y ademas longeva para la época.
    No se porque ese particular interés en que todas vayan al convento.....

    Espero que e-mail surta el efecto deseado Carolus.

    Saludos

    ResponderEliminar
  16. Personaje desconocido por la mayoría que, aunque secundario y gracias a la información que facilitas, parece ser que tuvo una relativa influencia en la política española del siglo XVII, además de ser protagonista del enriquecimiento de los importantes fondos artísticos de las Descalzas Reales.
    Estupenda y didáctica entrada.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  17. Fonsado: así es, muchos personajes permanecen en la sombras, precisamente por ello, porque se movían en las sombras de la política...figura clave además y como bien dices en el enriquecimiento artísticos de las Descalzas Reales.

    Saludos y gracias por pasarte.

    ResponderEliminar
  18. Hola, interesante y seductora la historia...
    me ha encantado.

    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  19. Calamanda: muchas gracias por tus palabras.

    Saludos.

    ResponderEliminar