domingo, 4 de diciembre de 2011

Las esculturas de don Juan José de Austria (II): el busto en la Venerable Orden Tercera de Madrid

1. Busto de don Juan José de Austria, obra de François Christophe Dieussart (1657). Enfermería de la Venerable Orden Tercera de Madrid. Foto del autor.

En la época en la que don Juan José de Austria era gobernador de los Países Bajos, el exiliado Carlos II de Ingleterra se encontraba hospedado por Felipe IV en Brujas. El rey inglés participaba activamente en las reuniones de la guilda de alabarderos de Brujas (1), además de registrarse como un miembro más de dichas asociaciones, desarrollando un destacado patrocinio de las mismas. Precisamente un retrato en mármol negro suyo fue colocado en la gran sala de reuniones de la guilda de San Jorge de Brujas en 1656, que había sido realizado por uno de los miembros de la asociación, el escultor especializado en bustos de mármol François Christophe Dieussart (1600-1664).


Aunque no se tenga constancia documental de la vinculación de don Juan con ninguno de dichos “serments”, se cree que algún tipo de relación debió de mantener. Primero por la condición militar del bastardo, que le uniría más que ninguno de sus predecesores con dichas asociaciones y, sobre todo, porque se ha localizado un aviso a la cámara de cuentas de Brabante (28 de enero de 1658) de una petición de los maestros albañiles de la corte con las cuentas que se les debía de las reparaciones realizadas en la gran sala de la Maison du Roy llamada Groot Huis, centro de reuniones de la guilda de Dan Jorge en Bruselas (2). Probablemente se trate de algunas obras que llevó a cabo su predecesor en el cargo, el archiduque Leopoldo Guillermo, que había dotado a la institución con una alfombra y un escudo de armas (3). Pero si a eso se une el hecho de que existe un busto en mármol con el retrato de don Juan José de Austria en la Venerable Orden Tercera de Madrid, firmado y fechado por François Dieussart en 1657, muy similar al que hizo de Carlos II en Brujas para la guilda de alabarderos y para el archiduque Leopoldo Guillermo para el serment de San Jorge (hoy en el Kunsthistorisches Museum de Viena - imagen 2), se podría conjeturar que el busto de don Juan pudo ser realizado para alguna de dichas guildas, como la de San Jorge de Bruselas. Se sabe que Dieussart se educó en Roma (posiblemente junto a François Duquesnoy, trabajando para distintas cortes de la Europa protestante como la de Cristina de Suecia) y se estableció en Bruselas en 1656 siendo aprendiz de Vicent Anthoni, por lo que estaba activo en la Corte en los años que don Juan fue gobernador general y sólo más tarde, en 1661, se trasladó a Londres, un año antes de su muerte, para servir a los Estuardo.


2. Busto del archiduque Leopoldo Guillermo, obra de François Christophe Dieussart. Kunsthistorisches Museum de Viena. Foto del autor.

El problema estriba en que el citado busto de don Juan se conserva hoy en día en la enfermería de la Venerable Orden Tercera de San Francisco en Madrid (cercana a la basílica de San Francisco el Grande). Margarita Estella (4) que identificó la pieza como obra de Dieussart al localizar la firma y el año en el núcleo de la base de la escultura, no pudo averiguar el motivo de la localización actual del busto en la mencionada institución, ni las relaciones que pudo tener don Juan José de Austria o algún personaje de su círculo con esta entidad. Tan sólo se ha podido localizar una libranza emitida por el bureo de don Juan, por valor de 1.200 reales de vellón, destinados al tesorero de la Orden Tercera, al que se le mandaron librar por decreto de Su Alteza “de limosna para ayuda de la Capilla que están haciendo” en la mencionada enfermería (5). ¿Puede ser este el motivo de su ubicación actual en dicha institución? ¿Se encargó a Dieussart pensando en esta enfermería o, como parece más probable, para alguna guilda flamenca como el resto de los bustos que realizó por aquellos años a los personajes más representativos que pasaron por Flandes?


Fuentes principales:


* González Asenjo, Elvira: “Don Juan José de Austria y las artes (1629-1679)”. Fundación de Apoyo a la Historia del Arte Hispánico. Madrid, 2005.


Notas:


(1) Una de las actividades por excelencia de los Países Bajos fueron las corporaciones o guildas (guildes o guldes). Eran estas concentraciones de soldados unidos en la guilda bajo el patrocinio de un santo, que se habían establecidos desde finales del siglo XIV en las principales ciudades flamencas: Valenciennes, Tournai, Mons, Namur, Lovaina, Bruselas, Malinas y Amberes. Las tres corporaciones más representativas fueron la guilda de los ballesteros de San Jorge, el serment de los albarderos de San Sebastián y los arcabuceros de San Barbe.


(2) AGRB, Cc. Administrative, 388, fol. 12-13r; 387, fol. 595.


(3) AGRB, Cc. Administrative, 387, fol. 59r.


(4) Estella, Margarita (1977), pp. 81-86. Hasta entonces se atribuía a Nicolás de Bussy, pero la inscripción no ofrece lugar a duda: “Fra(co)/DIEUSSA/FANº1657”.


(5) AGS, Csr., leg 219. Sin fecha.

16 comentarios:

  1. El motivo real de su ubicación no sé si será debido a esa "limosna", ahora que la friolera de 1200 reales de vellón no es cosa de menospreciar.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Estas corporaciones militares recuerdan, en cierta medida, a las cofradías nobiliarias que hubo en tierras de Jaén, por ser frontera con el Reino de Granada.

    Mis saludos.

    ResponderEliminar
  3. Muy interesante la descripción de este busto de Don Juan José, así como la relación que mantenía en Brujas con Carlos II. Un abrazo, majestad.

    ResponderEliminar
  4. El Busto de don Juan José de Austria que nos presentas, tiene una cara de extrañeza, gesto que contrasta con el del archiduque, que ofrece una gran dignidad.
    Que tengas buena semana "rara", como la que tengo yo...
    Un abrazo¡¡

    ResponderEliminar
  5. Interesantes ese busto y el Hospital de la VOT, lugar que descubrí cuando tuve que ir a un reconocimiento médico, gracias a que mi sociedad médica está adscrita a él. Un monumento que pasa desapercibido, lamentablemente, a los ojos de los madrileños y turistas. Su situación está algo a trasmano de los circuitos típicos de la Villa. Además su situación hace que el vecino San Francisco el Grande termine de ocultarla. Su fachada a la Gran Vía de San Francisco no hace imaginar una portada tan estupenda y tan borrominesca, además de las estancias interiores.
    Saludos Majestad y a ver cuando nos hace una entrada bien especializada del arte madrileño en la época de su reinado.

    ResponderEliminar
  6. A mi me suena a reconocimiento de la donación, a una ostentación gráfica y física de quien era el benefactor de aquella institución

    ResponderEliminar
  7. Sea cual sea la causa, el caso es que esta en España, aunque sea en lugar poco principal. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Cayetano: la verdad es que esa cantidad de dinero hace pensar que el busto esté allí para exaltar al benefactor de la VOT.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Retablo: así es, ambas eran reminiscencias del ideal militar y caballeresco de la Edad Media...aunque en el caso de Jaén con una clara identidad de lucha de fronteras contra el moro.

    Un regio saludo.

    ResponderEliminar
  10. Paco: como ves don Juan se codeó siempre con las más altas personalidades de aquella Europa barroca.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Por lo que tengo entendido la escultura madrileña está prácticamente sin estudiar. Este caso sería distinto puesto que es un escultor flamenco su autor y la pieza fue traída desde allí a la corte. Aún con todo lo que nos interesa aquí es su aspecto político mas que el artístico.
    Un beso

    ResponderEliminar
  12. Javier: la verdad es que sí, tiene un gesto un tanto extraño...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Juan: la VOT es un teroso que pocos conoces por lo que citas, pero desde luego merece sacar 15 min para ir a verla alejándose un poco del recorrido turístico habitual.

    En cuando al Madrid de Carlos II todo se andará.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. DLT: actualmente sí, la VOT se ha quedado demasiado desplazada de los circuitos principales del turismo madrileño.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Carmen: sí, la escultura madrileña no está muy estudiada, aunque sí hay trabajos de escultores como la Roldana.

    Un beso.

    ResponderEliminar