sábado, 4 de septiembre de 2010

LAS GUERRAS DEL REINADO (II): LA GUERRA DE DEVOLUCIÓN (PARTE VII)

Claude Lamoral, III Príncipe de Ligné y d'Epinoy, Marqués de Roubaix y Conde de Faukenberg (1618-1679).


Si bien el levantamiento del sitio de Terramunda fue un importante revés para los franceses, en esas mismas fechas se gestó otro, que supondría un nuevo jarro de agua fría para los galos y un respiro para los españoles. Mientras que los franceses se retiraban de Terramunda, el alto mando hispano se decidió a contraatacar a los franceses. Desde julio las partidas de caballería francesa asolaban las cercanías de Charleroi, exigiendo dinero a los habitantes de la zona, matando a algunos y llevándose prisioneros a varios. En total se calculaba que en la zona fronteriza había cerca de 2.000 jinetes franceses del cuerpo del ejército del Marqués de Crequi, dedicados a intentar extender y recaudar dinero entre las villas y lugares de la jurisdicción del Rey de España. En repetidas ocasiones se despacharon tropas a la zona para impedir estas prácticas, pero a su llegada los franceses habían cambiado de posición (1).

El 5 de agosto las cosas se volvieron a repetir. Al tener noticia de que en Brabante había unos 600 jinetes franceses que se dedicaban al saqueo y a exigir a los paisanos dinero (2), Castel-Rodrigo determinó que esa oportunidad no podía dejarse escapar. Estos 600 jinetes eran un cuerpo de caballería aislado, que si era localizado y destruido supondría toda una declaración de intenciones hacia los habitantes del país y un nuevo revés para el ejército galo. Entre estos hombres se contaban personajes y oficiales de alta relevancia, varios hijos de gobernadores y marqueses e incluso todo un Mariscal de Francia, el Marqués de d’Ambrun, esyando todos a las órdenes del Monsieur de la Haye. Estas tropas, aunque aisladas, eran un enemigo terrible y de alta calidad.

Tras el socorro de Terramunda el Príncipe de Ligné volvió a Bruselas con parte de la caballería que estaba a su mando, cerca de 4.000 jinetes. En ese momento Castel-Rodrigo le ordenó que con 1.000 de sus hombres pasase a Brabante con orden de encontrar y destruir a los franceses que se encontraban en la zona. Tras un día de búsqueda, Ligné alcanzó a la partida francesa en las cercanías de Jodoigne. La caballería que llevana el príncipe de Ligné estaba formada por 1.000 jinetes, la mayor parte de ellos alemanes y valones recientemente reclutados, aunque entre las unidades también había cuerpos veteranos y un tercio de caballos españoles, el de don Felipe de Maella, un veterano de las guerras contra Francia durante el reinado de Felipe IV. Pese a que estas tropas estaban compuestas por destacamentos de cuatro regimientos de caballería alemanes, un regimiento de caballería croata, cinco tercios de caballería del país, un tercio de caballería española y la compañía del General de la Caballería Príncipe de Ligné, entre todos, como se ha dicho, sólo sumaban 1.000 hombres, por lo que la mayor parte de las unidades no llegaban a tener ni 100 hombres de media, unas cifras muy por debajo de las dotaciones teóricas.

El regimiento de croatas, una vieja unidad formada por tropas de esa nacionalidad durante la Guerra de los Treinta Años (1618-1648), pero que en esos momentos estaba constituida fundamentalmente por alemanes y soldados del país, abría la marcha de todo el destacamento, siendo encargado de frenar e incitar a los franceses a aceptar la lucha. Para ello se valió de sus tácticas irregulares, propias de la guerra contra los turcos, que tan famosos hicieron a estos soldados en Europa. La refriega subsiguiente entre las dos formaciones de caballería fue corta y se basó en una lucha frontal entre ambas tropas. Desde el primer momento el bando hispano contó con la superioridad numérica y táctica, debido a la acción de flanqueo que realizó el regimiento croata sobre los franceses. En apenas unos instantes el combase te decidió a favor de las tropas hispanas, que formaban en dos líneas de ataque y que contaban con una reserva a retaguardia. La carga de la primera línea, comandada en persona por el Príncipe de Ligné, fue contundente y causó muchas bajas entre el enemigo, rompiendo su formación. Con la acción de la segunda línea, la caballería francesa fue barrida y puesta en fuga, completando la persecución la reserva hispana. La victoria y la consiguiente persecución del enemigo fueron tan contundentes que se calculaba que sólo un puñado de soldados galos pudieron salvarse. Los franceses perdieron en el encuentro prácticamente la totalidad de sus hombres entre muertos, heridos y prisioneros. Las crónicas afirman que los franceses tuvieron, al menos, 200 muertos, entre ellos el jefe de las tropas y varios personajes principales, además de otros 200 prisioneros entre oficiales y soldados, y varios carros llenos de heridos, aunque algunos de estos últimos pudieron escapar al amparo de la noche.

Las tropas hispanas, por el contrario, apenas sufrieron bajas. Un capitán de origen español fue el único oficial muerto en la lucha, un tal don Diego de Leiva y Fonseca, aunque otros cuatro altos oficiales de varias nacionalidades quedaron heridos. Entre la tropa murieron una decena de soldados y fueron heridos otros tantos, por lo que las bajas fueron escasas. La escaramuza fue todo un éxito que llegaba en el mejor momento, resultando un alivio para la población y el gobierno de los Países Bajos Españoles. La victoria se decidió por la superioridad numérica y el mejor conocimiento del terreno de la caballería hispana. En aquellos momentos la caballería del Ejército de Flandes estaba formada por los mejores soldados de todas las naciones súbditas de los Habsburgo, entre los que destacaban los españoles y los valones, pero también toda una serie de experimentados regimientos de caballos corazas que se habían incorporado recientemente de la caballería imperial, a partir de 1665, después de que el Imperio ajustara definitivamente la paz en el frente oriental.

Este ambiente de victoria dio alas a algunos gobernadores de plazas fronterizas para realizar arriesgadas acciones de ataque. Este fue el caso del gobernador de Cambrai, que reunió 1.000 infantes, 500 jinetes y dos piezas de artillería para intentar tomar Ribemont, pequeña ciudad fortificada francesa cercana a San Quintín, que logró saquear. A principio de agosto, tras apenas unos días de campaña, las tropas hispanas volvieron a Cambrai con bastantes bastimentos tomados a los franceses y algunos prisioneros de importancia (3). Esto prueba que el Ejército de Flandes, pese a su debilidad, podía emprender aún acciones ofensivas muy localizadas, includo ante la aplastante superioridad francesa.



Fuentes Principales:

* Rodríguez Hernández, José Antonio: “España, Flandes y la Guerra de Devolución (1667-1668). Guerra, reclutamiento y movilización para el mantenimiento de los Países Bajos Españoles”. Colección Adalid / Ministerio de Defensa, 2007.


Notas:

(1) Avisos de Bruselas, 30 de julio de 1667. A.S.V. Segretaria di Stato, Fiandra 55.

(2) Castel-Rodrigo lo relata con estas palabras: “…la caballería del mariscal de Gran Pre, hacia sus solitas hostilidades a los paisanos y a las bacas en esta parte de Brabante”. Carta del Marqués de Castel-Rodrigo de 19 de agosto de 1667. A.G.S. Estado Leg. 2.106.

(3) Avisos de Bruselas, 13 de agosto de 1667. A.S.V. Segretaria di Stato, Fiandra 55.

22 comentarios:

  1. Mathías: bueno hemos ganado un par de batallas, pero la guerra está negra por desgracias...

    Aún así el optimismo no hay que perderlo nunca ;)

    Reales Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Monsieur, hoy vengo con la armadura puesta, no vaya a ser, que las cosas se estan poniendo muy dificiles. Parece que el ejercito de Flandes aun dara de sí, así que sera mejor que me ponga a cubierto.

    Aprovecho para hacerle una pregunta, ya que veo que tiene la misma clase de contador que yo: verá, he tenido que quitarlos, porque empezaron a fallar y a no detectar algunas visitas que sé que estaban porque dejaban comentarios, y hoy ya me marcaban 0 visitas aunque continuara habiendo comentarios. No creo que sea solo problema mio, porque es que me ocurría con los dos blogs. Ha notado usted alguna anomalía con el suyo?

    Feliz noche del sabado

    Bisous

    ResponderEliminar
  3. Madame: sí, el Ejército de Flandes aún podía dar guerra aunque la cosa pintase negra...

    ...en cuanto a lo del contador yo también lo había notado, lleva por lo menos desde principio de semana fallando y sin registrar muchas visitas...habrá que pensar en poner uno nuevo

    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Parece que la balanza de la guerra se inclina una vez más hacia el lado español, castigando las tropas francesas. Veremos lo que dura...
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Perder una guerra pero ganado batallas no deja de ser enormemente positivo para la historia y fama de los tercios.

    Ahora estoy enfrascado en la lectura de La guerra del Turco (EDAF) y me encanta.

    ResponderEliminar
  6. Cayetano: por desgracia la buena fortuna de las armas españolas no durará mucho...

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Isra: como dices al menos se salvaba el honor de las tropas...

    ...no he leído aún el libro que me comentas aunque acabo de leer una recensión y parece bastante interesante, ya me lo prestarás ;)

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Me ha llamado la atención de la frase "tácticas irregulares" , realizadas por el regimiento croata. ¿Fue eso decisivo para que los españoles ganaran esta victoria, o venía esta batalla ganada por otra razón, no solo por la capacidad numérica?
    Un saludo, Carolvs

    ResponderEliminar
  9. Javier: cómo sabes en esta época la guerra era algo muy táctica, cada paso estaba marcado, sin embargo, la táctica de "guerra turca" parece ser que sorprendió al super-organizado ejército francés que se debía esperar un "ataque tradicional" formado por líneas de ataque bien definidas.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. Se refiere a este monasterio?

    http://www.monasterio.org.ar/modulotupasy-tupasy.htm

    Ah, y para cuando la iniciacion? jajaja

    Saludos

    ResponderEliminar
  11. Mathìas: pues sì, ese debe ser.

    El cardenal decano Tellagorri el nombrò en el dìa de ayer abad de dicho monasterio y de su jurisdicciòn para que inicie a dar a conocer las ideas de Nuestra Iglesia de la Ilustraciòn por las Amèricas. Su labor es muy importante pues es el primer miembro de allende las Espanas.

    Reales saludos.

    ResponderEliminar
  12. JEJEE.. no se como terminará la cosa... pero se les hizo sudar a los franceses... ¿cual será el siguiente movimiento?

    ResponderEliminar
  13. José Luis: sì, la verdad es que debieron sudar la gota gorda para ganar la guerra. Siempre s eha visto este conflicto como un paseo militar francés, pero ya ves que no lo fue tato...

    Saludos.

    ResponderEliminar
  14. Amigo, pasé a echar un ratito de lectura. Como siempre un placer.

    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Hiperiòn: muchas gracias, me alegro que te haya gustado.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Estimado CAROLVS II, REX HISPANIARVM...


    Fascinante la historia e historia. Recordaba más bien el apodo de 'hechizado', así como las nefastas consecuencias de entremezclarse de los Austrias, que el nombre de Carlos II.

    Me voy no sin antes decirte que este blog tuyo sí que es interesante y no es una perdida de tiempo como bastantes otros, el mío incluido...

    Gracias por la invitación y sds!

    ResponderEliminar
  17. Dadaista: ya ves, es esa visión precisamente tradicional del hechizado la que trato de eliminar con este blog pues como podrás comprobar el reinado del segundo Carlos es uno de los reinados claves de la historia de España donde empezaron a gestarse las reformas que tendrían lugar con los Borbones así como culmen de la cultura barroca y además fin de la dinastía de los Austria.

    Gracias por el cumplido, pero no creo tu blog sea un pérdida de tiempo sinceramente ;)

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  18. Veo que la táctica de enfrentarse cara a cara con el enemigo con la fuerza directa de la infantería española dió como resultado alguna victoria en condiciones en aquellos infaustos años. Porque, todo hay que decirlo, debía ser terrible ver venir a la caballería francesa pie a tierra...

    En cuanto a lo delos contadores, tengo el mismo y no me he dado cuenta de los fallos. Tendré que mirar a ver.

    Saludos

    ResponderEliminar
  19. Carmen: pues sí, algo se sacó de la valentía y el arrojo en el cuerpo a cuerpo además del conocimiento del terreno, aún así y por desgracia era el canto del cisne...

    ...lo de los contadores me sigue fallando a mí también, habrá que estar atentos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  20. Interesante blog. Tú al menos lo dedicas a algo. El mío lo dedico a la nada. Hablando de la nada, y por tu curiosidad sobre ella, he hecho un nuevo post.

    Un saludo, y felicidades por un blog tan interesante.

    ResponderEliminar
  21. Dams: muchas gracias por tus palabras, pero yo creo que tu blog es muy interesante.

    Un saludo.

    ResponderEliminar