jueves, 18 de agosto de 2011

"UN DIOS Y UN REY"

El 7 de junio de 1640 tuvo lugar el llamado "Corpus de Sangre" que daba inicio a la rebelión catalana que sólo finalizaría en 1652 con la toma de Barcelona por parte de don Juan José de Austria. La más importante familia nobiliaria del Principado, los Duques de Cardona, permanecieron, sin embargo, leales a Felipe IV.

La Duquesa viuda, doña Catalina Fernández de Córdoba y Figueroa (1), quedó como rehén de los rebeldes en Barcelona. El 12 de diciembre llegaban a la capital catalana dos de sus hijos, don Pedro Antonio (el que luego sería el famoso futuro virrey de Nápoles) y Antonio, un día después de la entrada del general D'Espan al mando de 3.000 franceses. Ambos hermanos habían sido enviados por Felipe IV con la esperanza de que su origen catalán y su noble sangre (eran descendientes de los antiguos reyes de Aragón) pudiesen hacer entrar en razón a los sublevados. Sin embargo, parece que su llegada no ayudó en nada: "la duquesa i sos fills se eren fets sospitosos a la Provincia". Y es que las gestiones de unos y otros acabaron por hacerse odiosas para muchos catalanes que se amotinaron delante de la casa de los Cardona. Por su parte, doña Catalina había conseguido poner de su parte al barrio de la Ribera en un motín anterior. De esta forma, el día 4 de enero de 1641 las autoridades catalanas tomaron prisioneros a don Pedro Antonio y a su hermano Antonio. La Duquesa les exhortó a mantener la fidelidad a Felipe IV pronunciando estas famosas palabras:

"Hijos míos, un Dios y un Rey".

Ambos hermanos sólo serían liberados el 15 de noviembre de ese mismo año en un canje con un grupo de catalanes presos en Madrid.

Notas:

(1) El Duque de Cardona, don Enrique-Ramón Folch de Cardona, murió el 22 de julio de 1640 en Perpiñán cuando acababa de ser nombrado virrey de Cataluña y se dirigía rumbo a la campaña del Rosellón. Sería sucedido por su hijo primogénito don Luis, VII Duque de Cardona.

15 comentarios:

  1. Siempre los de Cardona fueron leales a sus reyes; primero a los de Aragón como vizcondes, luego a los Austria ya duques. Su castillo palacio es impresionante el lo alto de la roca en que se asienta. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. La frase es excelente, y denota un estilo leal al mismo tiempo.
    Un caluroso saludo, amigo Alberto¡¡¡

    ResponderEliminar
  3. Buena frase la de la duquesa para momentos de duda.
    Por cierto majestad ya que le gusta tratar mucho de su excelso padre, ¿cómo fueron las relaciones personales con él?, quizá ya lo hallas hecho o dejado entrever pero no lo recuerdo al menos desde que soy seguidor.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Precioso suceso de la Historia que sólo Vos sabeís hacer destacar.
    Ya para entonces los catalufos se dedicaban a incordiar y probablemente por razones de "pesetes" aunque en la época les llemaran "doblones".

    ResponderEliminar
  5. Cada día aprendo y conozco historias que nunca había leído.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Por cierto majestad, ¿el duque que murió en julio de 1640 fue asesinado? ¿Cayó en acción de guerra? o ¿Murió de muerte natural? Menos mal que esos años no existía el Barça, y los argentinos ni sabían que existiese, ni había Messisss, si no, meten 1.000 goles. Jajaja.

    ResponderEliminar
  7. Se puede decir que Felipe IV les metió en un buen marrón, pero claro para eso estaban los nobles para servir al rey... que por algo se pegaban la vida q se pegaban... lo de la frase de la madre muy lapidaria la verdad....

    ResponderEliminar
  8. DLT: me encantaría conocer su castillo patrimonial y más después de los que me cuentas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Javier: la frase pone bien a las claras la lealtad de la Casa de Cardona a sus reyes.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Eduardo: cuando Felipe IV murió Carlos II no era más que un niño de apenas 4 años por lo que la relación de ambos debió ser más bien escasa teniendo en cuenta la separación que marcaba la etiqueta de los Austrias, pero lo cierto es que el Rey Planeta le debía guardar gran cariño...por ejemplo, le mandó llamar a su lecho de muerte para dirigirle unas palabras antes de su último trance.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Javier: de aquella época viene precisamente la tirria que los castellano y los "catalans" se tienen mutuamente, pero parece obvio quien e,pezó y sí "les pesetes dels cullons" tuvieron mucho que ver amigo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Valverde: me alegra enormemente que te alleves algo de mí blog.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Juan: murió por causa natural, ya estaba bastante enfermo cuando aceptó por última vez el cargo de virrey de Cataluña.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. José Luis: la obligación de todo noble, como dices, era la de servir a su rey y señor.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Dios y el Rey. Era el ideario de la Monarquía y de su proyecto histórico. No hacía falta más para un español del siglo XVII.

    Saludos.

    ResponderEliminar